APACID y CEECID

SERVICIOS

Ocio y Tiempo Libre

Bailes regionales

La danza permite expresar sentimientos y exteriorizar emociones, sensaciones, alegrías, miedos o angustias sin la necesidad de un lenguaje fluido y claro. Favorece el desarrollo psicomotor y socio-afectivo, consiguiendo armonía en la estructura del esquema corporal, espacial y temporal. Constituye un buen medio para establecer relaciones y vínculos sanos. Así mismo, aporta confianza y un mayor conocimiento sobre los límites y capacidades personales.

En las clases de bailes regionales se ayudar a la mejora de las capacidades cognitivas primarias tales como la atención, la memoria, el lenguaje, la asociación, la asimilación, la concentración y la ubicación temporal- espacial. 

Se trabaja la motricidad fina/gruesa, el control del movimiento y el desarrollo del lenguaje. “Control consciente sobre sus propios actos desarrollando la atención, orden y disciplina, desarrollo de la motricidad, de la voz y del sentido auditivo”.

El trabajo realizado se muestra a la ciudadanía en diferentes muestras o festivales en los que el grupo participa.

Viernes en Marcha

Los estudios sobre participación han encontrado que las personas con discapacidad participan menos en actividades sociales y recreativas en comparación con las personas sin discapacidad, y a menudo carecen de habilidades esenciales para la interacción social y la autodeterminación. Investigaciones han demostrado que la participación en las actividades de ocio en las personas con DI favorece su inclusión en la comunidad, la adquisición de habilidades adaptativas.

Ante esto, con este programa se pretende promover las utilización, conocimiento y elección por parte de las personas con discapacidad intelectual de los mismos recursos, espacios y servicios de ocio que el resto de la ciudadanía de la comunidad. 

Entendiendo la diversión como descanso, desarrollo personal, realización de actividades gratificantes y rompiendo la rutina semanal realizando encuentros entre un grupo de personas.

Se fomenta la autodeterminación de las personas con discapacidad intelectual para que sea más evidente el empoderamiento sobre su tiempo y sus elecciones personales. Por ello se tratará de que sean las personas asistentes quienes elijan las actividades que se realizarán.

Con una periodicidad quincenal se realizan encuentros de los diferentes grupos de ocio (visita a exposiciones, talleres, cine, teatro, bolera, actividades culturales que ofrece la ciudad, paseos, etc.). 

Son las propias personas participantes quienes elegirán las actividades a realizar con apoyo del voluntariado.

Campamento Urbano

Ante la llegada de las vacaciones de verano las personas usuarias que no tienen familia o se quedan en la ciudad rompen su actividad diaria sin tener ocupación alguna durante este periodo.

Debido a ello nace este campamento en el que de lunes a viernes en horario de mañana las personas tengan una ocupación lúdica que las permita disfrutar de un tiempo compartido.

Se crea así un espacio de respiro, descanso y de ocio para las personas usuarias y sus familias.

Entendiendo la diversión como descanso y desarrollo personal, se realizan actividades gratificantes (piscina, paseos, visitas culturales y educativas, talleres, etc.), rompiendo la rutina y promoviendo encuentros entre un grupo de personas con un fin común. 

Campamento de verano

El ocio contribuye en la percepción subjetiva de satisfacción y bienestar de personas con discapacidad y, por lo tanto, mejoran su calidad de vida. Está demostrado que aún no se ha conseguido la normalización de la calidad de vida en personas con discapacidad. Este ocio tiene un efecto muy positivo en las personas, puesto que incrementa la autoestima, favorece la interacción social y proporciona la adquisición de nuevas habilidades. 

Aquellas salidas que suponen salir del entorno durante más de un día son muy beneficiosas para las personas con discapacidad. Por un lado, se origina nuevas experiencias a través del contacto con personas que no pertenecen a su círculo de amistades, se rompe con la rutina diaria y, por otro lado, la satisfacción de pensar que pueden realizar actividades sin el continuo apoyo de su familia o profesionales con quienes conviven diariamente.

Con esta actividad se busca fomentar la integración de las personas con discapacidad a través de vivir su ocio y tiempo libre, de una forma normalizada incentivando su autoderminación.

Se potenciará su autonomía personal además se contribuirá al descanso y/o respiro de las familias, así como de las personas usuarias, proporcionando la posibilidad de salir del entorno donde residen y conocer lugares nuevos con el consiguiente disfrute que esto supone.

El campamento tendrá una duración de una semana.

Excursiones

Se ha valorado que aquellas salidas que suponen salir del entorno durante más de un día son muy beneficiosas para las personas con discapacidad y o sus familias. Por un lado, para quienes viven en instituciones, supone cambiar por unos días una serie de rutinas que siguen durante el año. En todas las personas se originan nuevas experiencias; el contacto con personas que no pertenecen a su círculo de amistades, romper con la rutina diaria y sobre todo la satisfacción de pensar que pueden realizar actividades sin el continuo apoyo de su familia o profesionales con quienes conviven diariamente.

Con las excursiones se fomenta la autodeterminación de las personas con discapacidad intelectual para que sea más evidente el empoderamiento de la persona sobre su tiempo y sus elecciones personales. Así mismo se promueven las relaciones grupales entre personas con discapacidad intelectual y sin discapacidad pudiendo conocer nuevas personas y crear vínculos de amistad entre ellas. 

Uno de los objetivos de esta actividad es utilizar el tiempo libre de las personas con discapacidad de manera lúdica para que en un futuro sean ellas solas quienes organicen su ocio y tiempo libre. 

Si necesitas algo
contacta

Política

9 + 2 =